Chomsky: “EEUU no reconoce que Israel posea armas nucleares, aunque no hay dudas al respecto”

“Los programas de armas nucleares israelíes no son negociables por orden de Washington y ni siquiera están sujetos a inspección”

Damasco, 4 oct (SANA)  Estados Unidos podría aprobar inspecciones nucleares en los países de Medio Oriente para descartar que Irán desarrolle armas nucleares y poder avanzar en un acuerdo, pero no lo hará para mantener en discrecionalidad su apoyo militar a Israel, acusó el politólogo Noam Chomsky.

El analista acusó que durante años el sistema de propaganda estadounidense ha ensombrecido la comprensión de los programas nucleares iraníes, atribuyéndoles la capacidad de amenazar de manera significativa la paz mundial mientras, con ayuda de Israel, ejerce una guerra cibernética, sabotaje, asesinato de científicos del país persa y amenazas del uso de la fuerza.

El asunto podría resolverse mediante el establecimiento de una zona libre de armamento nuclear en el Medio Oriente avalada por inspecciones, una iniciativa validada por países árabes, Europa y el Grupo de los 77, sin embargo esta posibilidad es boicoteada por Tel Aviv y Washington, acusó Chomsky en una entrevista con el científico político C. J. Polychroniou, publicada originalmente en Truthout.

“Hay varios pretextos que podemos pasar por alto. Las razones son conocidas por todos: Estados Unidos no permitirá que el enorme arsenal nuclear israelí, el único en la región, sea sujeto a inspección internacional”, apuntó el también lingüista y escritor.

Desde su fundación en la década de 1940, el Estado de Israel ha contado con el apoyo militar y financiero de potencias occidentales como Francia y Estados Unidos, cuyos recursos y asesoría le permitieron hacer frente a sus rivales regionales políticos, como Siria, Líbano, Egipto, Irán, Irak o Jordania, como reconoce el propio cofundador Shimon Peres, quien fue primer ministro de Israel, en su libro Soñar sin límites, de memorias políticas.

En un momento de estancamiento para el acuerdo nuclear entre Estados Unidos e Irán, impulsado durante su gestión por el presidente Barack Obama y suspendido por su sucesor en la Casa Blanca, Donald Trump, Polychroniou recordó que durante las primeras décadas de la posguerra Estados Unidos trató a Irán como un aliado, sobre todo después de que la Agencia Central de Inteligencia (CIA) estadounidense derrocara un gobierno electo democráticamente en 1953 para impulsar la dictadura del sha Mohammed Reza Pahleví.

La revolución islámica de 1979, sin embargo, que obligó al sha al exilio, cambió la cercanía política de Washington con Teherán, a quien considera un enemigo desde entonces, agregó el politólogo.

Abrir el Medio Oriente a la inspección nuclear, acusó Chomsky, sometería a criterios legales el enorme apoyo que brinda Estados Unidos a Israel. “Estados Unidos no reconoce oficialmente que Israel posea armas nucleares, aunque, desde luego, no hay dudas al respecto. La razón, presumiblemente, es que hacerlo implicaría invocar la ley estadunidense, lo cual, podría alegarse, volvería ilegal el enorme envío de ayuda de ese gobierno a Israel… una puerta que pocos quieren abrir”, reconoce.

“Existe un enfoque claro para enfrentar esta grave amenaza a la paz mundial (armas nucleares en Medio Oriente), pero está bloqueado por la hegemonía global, cuyo poder es tan enorme que el tema apenas si se puede traer a colación. Más bien debemos adoptar el marco impuesto por el poder estadounidense y limitar las deliberaciones a renovar algún acuerdo con respecto a las armas nucleares iraníes”, señaló el politólogo estadounidense.

“Los programas de armas nucleares israelíes no son negociables por orden de Washington y ni siquiera están sujetos a inspección”, añadió.

La crisis actual derivada del desacuerdo nuclear en torno a Irán, opinó, es tan grande que ningún sistema de propaganda lo puede ocultar y, además, deriva del desmantelamiento unilateral de los acuerdos perpetrado por Washington.

Chomsky acusó, además, que la labor regional de Israel consiste en algo más que mantenerse en la sombra, sino que por el contrario es un actor preponderante con constantes ataques a Irán que desestabilizan la posibilidad de alcanzar acuerdos diplomáticos.

“Respecto al odio mutuo, debemos recordar que hablamos de gobiernos. Los de ambos países (Irán y Estados Unidos) fueron aliados cercanos desde 1953, cuando Estados Unidos derrocó al gobierno parlamentario de Irán y restauró la dictadura del sha, hasta 1979, cuando un levantamiento popular derrocó al sha e Irán pasó de amigo favorecido a enemigo repudiado”, describió el politólogo.

Desde el triunfo de la revolución islámica, describió el también lingüista, Estados Unidos ha hostilizado a Irán desde distintos frentes, como las sanciones que sostiene contra Teherán, su apoyo a Irak durante la guerra entre ambos países de Medio Oriente, ocurrida en la década de 1980, el apoyo al entonces líder Sadam Huseín o el entrenamiento de ingenieros nucleares iraquíes en el desarrollo de armas.

“Irak invadió a Irán y el entrante gobierno de Ronald Reagan otorgó un pródigo apoyo a su amigo Saddam Hussein. Irán sufrió pérdidas enormes, muchas por armas químicas, mientras los colaboradores de Reagan miraban a otro lado e incluso intentaron culpar a Irán de la guerra química asesina de Sadam contra los kurdos iraquíes”.

Además, Chomsky señaló que Irán se ha aproximado a Rusia en el marco de su confrontación con Estados Unidos y la Unión Europea por el tema de Ucrania, un acercamiento que forma parte de una reubicación global general, donde figuran países de Asia y el vínculo estratégico entre Moscú y Pekín.

Sin embargo, el politólogo consideró que si bien han sido utilizadas como herramientas de presión política, las armas nucleares deben desaparecer de todo el planeta para proteger la vida.

Fuente :Sputnik

Check Also

La creación del laúd, una profesión heredada de generación en generación en Siria

Damasco,1 dic (SANA)