Sanciones a Siria: una muerte silenciosa que mata la esperanza

Las sanciones económicas suelen ser descritas por quienes las aplican como medidas “no letales”. Yo diría que las sanciones, cuando se usan como un componente brutal y vengativo de una estrategia de guerra híbrida neocolonialista, son posiblemente más devastadoras que una guerra militar.

Cuando son impuestas por naciones de super-fuerza global contra naciones objetivo como Siria, junto con una guerra indirecta que ha sido fomentada y sostenida por estas mismas naciones, se convierte en un arma de destrucción masiva tanto como los ejércitos terroristas / mercenarios de estos Estados Unidos y naciones alineadas que se han desatado sobre el pueblo sirio.

Por lo tanto, es casi imposible hablar de las sanciones económicas contra Siria de forma aislada y sin hacer referencia a las medidas paralelas que aseguran el más duro golpe al segmento poblacional más pobre de Siria.

Yo diría que los efectos de las sanciones de Estados Unidos, el Reino Unido, la UE, Turquía y Liga Árabe, son equivalentes a la campaña de destrucción de infraestructura llevada a cabo por los grupos armados ilegales financiados y armados por la coalición de cambio de régimen encabezada por EEUU y promovida por sus medios de comunicación alineados.

El terrorismo puede definirse como el “uso ilegal de la fuerza o la violencia contra personas o bienes con el fin de coaccionar o intimidar a un gobierno o la población civil para promover objetivos políticos o ideológicos”. En ese marco, el acto de negar los medios de sustentar la vida a civiles inocentes con el fin de obligar a toda una nación a someterse a agendas extranjeras en la región seguramente debe calificarse como terrorismo económico.

La destrucción de la infraestructura civil esencial es un crimen de guerra, la retención de recursos esenciales o la ocupación de esos recursos también es un crimen de guerra. Se podría argumentar que la Coalición de EEUU es responsable del genocidio en Siria en virtud del artículo II (e) de la Convención sobre el Genocidio: “infligir deliberadamente al grupo condiciones de vida calculadas para provocar su destrucción física total o parcial”.

La correlación entre la coerción económica y militar fue aclarada por el anterior secretario de Estado, el hombre de referencia de Mike Pompeo en Siria, el embajador James Jeffrey, quien no solo describió a Al Qaeda como un “activo estadounidense” en Siria, sino que también se jactó abiertamente de la miseria que las sanciones habían traído al pueblo sirio:

“Y, por supuesto, hemos aumentado el aislamiento y la presión de las sanciones sobre Asad, hemos mantenido la línea sobre la falta de asistencia para la reconstrucción y el país está desesperado por ello. Ves lo que le pasó a la libra siria, ves lo que le pasó a toda la economía. Entonces, ha sido una estrategia muy efectiva…”.

Hay una serie de sectores de la sociedad siria que están siendo objeto de sanciones y, simultáneamente, de la ocupación estadounidense y el terrorismo indirecto que garantizan que la calidad de vida de los civiles sirios se reduzca gravemente y que sus derechos humanos sean violados gravemente:

Sector petrolero

La producción se había visto afectada por las sanciones aplicadas en 2011/12. Se estima que el efecto de reducir la importación y exportación de gasolina entre 2011 y 2014 será una pérdida de USD 21.000 millones para Siria.

Cuando ISIS ocupó la región siria rica en petróleo del noreste de Siria, estaban acumulando alrededor de USD 3 millones por día en ingresos robados. Los contras separatistas kurdos –agentes de EEUU– son quienes se están beneficiando ahora de la venta de recursos sirios gracias a la ocupación estadounidense de los campos petroleros del noreste.

Los propios EEUU están robando petróleo sirio a través de la compañía petrolera Delta Crescent Energy, establecida bajo la administración Trump. Otros beneficiarios incluyen a Al Qaeda, que también estableció un monopolio de refinería de petróleo, con el nombre de WATAD, que recibe petróleo robado y luego lo comercializa en Turquía.

Efectivamente, los EEUU o sus grupos agentes se apoderaron de los campos petroleros sirios al principio del conflicto, esto ha proporcionado ingresos para las diversas fuerzas ‘contra’ bajo su control (incluido ISIS), lo que les permite robar más recursos, limpiar étnicamente áreas de Siria y destruir la infraestructura mientras aumenta sanciones e imposición de un bloqueo brutal al pueblo sirio, la mayoría del cuales vive en áreas bajo la protección del gobierno sirio.

Sector industrial

Un gran número de fábricas se han visto obligadas a dejar de existir debido a las crecientes sanciones y la producción se ha reducido en las que sobrevivieron. La causa es la falta de combustible, electricidad, repuestos para maquinaria (la mayoría provenía de la UE).

Un informe de la Cámara de Comercio de Alepo en 2015 detalló el cierre total de 26.000 fábricas, el cierre parcial de 17.000 y la suspensión de la producción en 50.000 fábricas. Al mismo tiempo, grupos armados, incluidos el Frente Nusra y el ISIS, invadieron las áreas industriales de Alepo y desmantelaron miles de fábricas, destruyeron redes eléctricas, ferrocarriles, etc. y para proporcionar ingresos comerciales en Turquía; muchas fábricas se restablecieron dentro de Turquía.

En octubre de 2015, la Coalición de EEUU bombardeó la central térmica de Alepo, entonces bajo el control de ISIS, asegurando un apagón total en Alepo y el campo circundante.

Sector agrícola

El sector agrícola se ha visto afectado por los crecientes costos de los combustibles, falta de repuestos de maquinaria gracias a las sanciones. Algunas de las zonas de cultivo de olivo y algodón más abundantes han sido ocupadas por los grupos armados que, una vez más, se benefician del comercio ilegal de cultivos alimentarios sirios a través de Turquía e Irak.

En 2020 se quemaron deliberadamente grandes extensiones de cultivos de trigo y silvicultura siria. La Coalición de Estados Unidos arrojó globos térmicos sobre los cultivos de trigo en el noreste, los contras kurdos tomaron el control de las instalaciones de almacenamiento de trigo y restringieron el suministro a Damasco, para el pueblo sirio.

Las colas de pan se convirtieron en una escena familiar en toda Siria y los precios de los alimentos se dispararon. Siria está siendo conducida a una peligrosa inseguridad alimentaria por una combinación de fuerza militar y económica, ambas respaldadas por la misma alianza criminal liderada por EEUU y el Reino Unido.

Sector de salud

Si bien se afirma que el “sector humanitario” está exento de sanciones, esto es engañoso. Casi el 50% de los hospitales sirios han sido destruidos durante la guerra contra este país, muchos fueron ocupados por grupos terroristas y convertidos en centros militares, tribunales de la Sharia, centros de detención y tortura, por ejemplo, el Hospital de Ojos y Niños en el este de Alepo, que finalmente fue liberado por el Ejército Árabe Sirio y sus aliados en diciembre de 2016.

Se estima que 20 fábricas farmacéuticas también fueron destruidas u ocupadas durante las invasiones terroristas. Siria tenía una flota de 703 ambulancias en 2011, 350 han sido destruidas o robadas por los grupos armados o sus auxiliares con respaldo occidental, los llamados “Cascos Blancos”. El resto de hospitales y equipos adolecen de falta de tecnología, piezas y mantenimiento actualizados porque la mayoría del hardware fue suministrado originalmente por la UE.

Esto ha provocado la escasez de medicamentos para enfermedades crónicas como el cáncer, las enfermedades cardíacas y las enfermedades renales. El sector de la salud, que ofrece atención médica gratuita para todos dentro de Siria, siempre ha sido un motivo de orgullo para el estado sirio: ahora 41 hospitales públicos y 621 centros médicos están fuera de servicio.

Existen restricciones a la importación de cloro gaseoso utilizado como purificador de agua, lo que ha provocado la propagación de enfermedades infecciosas debido a la contaminación del agua potable. Al mismo tiempo, Turquía, estado miembro de la OTAN, está privando deliberadamente de agua al pueblo sirio en la región de Hasaka, al noreste de Siria. Las sanciones son nuevamente solo un elemento de una guerra de hidro-hegemonía librada por la Coalición de EEUU contra el pueblo sirio, una guerra que impacta en el sector de la salud con consecuencias devastadoras.

Las sanciones más recientes y salvajes de la Ley César introducidas bajo Trump están impidiendo la reconstrucción de hospitales y la reparación de maquinaria esencial. El cierre de muchos de los hospitales rurales está provocando un inevitable hacinamiento en los hospitales de la ciudad, lo que provoca retrasos en el tratamiento y la propagación de enfermedades. Las sanciones al sector de la salud son un objetivo deliberado y criminal de la Coalición estadounidense contra el pueblo sirio. Esto viola todas las convenciones de derechos humanos y debe ser condenado.

Sectores de electricidad y transporte

Los sectores de la electricidad en Siria han sido devastados por una combinación de guerra y sanciones. Ha habido una reducción drástica de la producción que se ve afectada por la falta de combustible debido a la ocupación de los recursos petroleros y la imposibilidad de obtener repuestos. Los daños en 2015, debido a cortes de electricidad, se estimaron en USD 16 mil millones, ahora en 2021 esa cifra aumentará enormemente.

Los grupos armados, dominados por el Frente Al Nusra, han destruido sistemáticamente centrales eléctricas, depósitos de combustible, gasoductos y oleoductos y han robado redes eléctricas enteras para comerciar dentro de Turquía. Se han destruido y fundido líneas de ferrocarril (sirias) enteras dentro de Turquía o se han vendido como chatarra.

El sistema de transporte sirio se ve afectado por la falta de combustible, piezas de repuesto y la destrucción de la infraestructura esencial. Todos estos tienen un efecto debilitante en la sociedad siria y en su funcionamiento.

Los sectores de la educación y el turismo en Siria también están siendo socavados por las sanciones y la imposibilidad de reconstruir y reiniciar después de los efectos de la guerra.

Efectos generales del terrorismo económico en el pueblo sirio

Ha habido enormes aumentos de precios en los alimentos en toda Siria, alrededor del 300% en algunos casos. Los precios del combustible se han disparado, la inflación apenas está bajo control. Esto está generando inseguridad alimentaria, desnutrición y pobreza en el 80% de la población.

Los salarios se han mantenido estáticos, por lo que un empleado del gobierno promedio gana SYP 50,000 por mes ($ 16 dólares a la tasa actual) mientras que, por ejemplo, 2 kg de pollo ahora son SYP 20,000. En el invierno, muchas áreas de Damasco recibían electricidad solo durante 3 horas al día, en las áreas rurales aún menos. El costo de calentar el combustible y el gas para cocinar es ahora exorbitante: por una botella de gas en el mercado negro, entre SYP 30 y 40.000, mientras que hay largas esperas para el gas subsidiado por el gobierno.

Hay escasez de combustible lo que ha provocado colas de hasta 2 días para recibir 20 litros de combustible. El Líbano también se ha quedado sin combustible, ya que ha sido uno de los principales proveedores de combustible del mercado negro a Siria.

El desempleo está aumentando exponencialmente. Los costos de alquiler de apartamentos se han disparado, mientras que la construcción de nuevos proyectos está paralizada por falta de materiales, equipos e inversión. Las familias están siendo destrozadas porque los jóvenes se arriesgan a los peligros de las rutas de viaje ilegales a la UE y más allá para tratar de ganar dinero y enviarlo a sus parientes empobrecidos en Siria.

Las sanciones están asfixiando a Siria y se están utilizando para aumentar deliberadamente el sufrimiento del pueblo sirio que ha resistido diez años de guerra librada contra ellos por la Coalición de EEUU y Reino Unido lo que garantiza su incapacidad para salir del atolladero de la guerra.

La Coalición de Estados Unidos está siguiendo efectivamente una política de exterminio colectivo del pueblo sirio por medios militares y económicos. Este es un crimen contra la Humanidad, un crimen de guerra y una flagrante violación del derecho a la vida y a una vida digna. Siria es miembro de las Naciones Unidas, estas medidas unilaterales coercitivas dirigidas al pueblo de Siria son una violación de la Carta de la ONU.

Bajo las más recientes y bárbaras sanciones César, consideradas ilegales por muchos expertos, se está ejerciendo una mayor presión contra las naciones que intentarían ayudar a la reconstrucción de Siria. Al mismo tiempo, EEUU, Reino Unido, la UE, Turquía e Israel continúan apoyando y promoviendo el terrorismo en Siria y permiten que sus representantes saqueen y saqueen los recursos sirios, castigando aún más al pueblo sirio.

Las sanciones contra Siria son un intento malévolo de poner al país de rodillas después de que una de las guerras de cambio de régimen más prolongadas y costosas lideradas por el Reino Unido y EEUU fracasara militarmente.

Las sanciones no afectan a los presuntos objetivos, están matando al pueblo sirio y están matando la esperanza; debemos hacer campaña en su contra para restaurar la paz y la estabilidad en Siria y en la región.

Fuente: The Wall Will Fall

Por Vanessa Beeley

Traducido por Redacción DSL

Check Also

Con apoyo de Washington, ocupante israelí continúa sus planes de asentamiento

Jerusalén ocupada, SANA El ocupante israelí, con el cínico apoyo del gobierno estadounidense, sigue implementando …