Irán humilló al sionismo y cambió las reglas

Damasco, 19 abr (SANA) Entre el 13 y 14 de abril, Irán hizo historia. Después de muchas décadas de ejercer una “paciencia estratégica”, respondió al ataque del gobierno sionista al consulado iraní en Damasco el 1 de abril.

Muchos esperaban que una respuesta iraní dejaría a “Israel” como el régimen sionista ha dejado a Gaza. De ahí que creyeran tan fácilmente el estribillo de la prensa corporativa diciendo que la operación ‘Promesa Verdadera’, como ha sido llamada en español, fue un fracaso.

Es todo lo contrario. Con su respuesta, Irán ha cambiado las reglas de Asia Occidental y del Norte de África para siempre.

La lógica del gobierno sionista

Los sionistas han perdido en Gaza. No han logrado acabar con Hamás; no han recuperado a los rehenes, o los han matado, y han retirado a la mayoría de sus tropas de la franja. Para ocultar la derrota, se han dedicado a masacrar civiles, pero esto los ha convertido en un Estado paria.

Además, la economía israelí está en crisis. La población israelí está, cada vez más, harta del gobierno de Netanyahu, sobre quien pesan acusaciones de corrupción. Su destino probable, si sale del gobierno, es la cárcel. Por ello, su intención de escalar la guerra.

Los sionistas han perdido en Gaza. No han logrado acabar con Hamás; no han recuperado a los rehenes, o los han matado, y han retirado a la mayoría de sus tropas de la franja. Para ocultar la derrota, se han dedicado a masacrar civiles.

Su primer intento fue contra Hezbolá y fracasó. Finalmente, le quedaba la última carta: provocar a Irán para arrastrar a EE.UU. en la guerra. Por ello, bombardearon el consulado y, de nuevo, les salió mal la jugada.

La respuesta iraní

Fue una respuesta por etapas. Tal vez la mejor manera para entender la lógica iraní la dio el historiador Shivan Mahendrarajah, quien utiliza la leyenda del “síndrome de la rana hirviendo” para hacer una analogía con la estrategia de Teherán.

¿Cómo los iraníes hierven una rana? Mahendrarajah responde: “lenta y metodológicamente”.

Irán inició una estrategia con sus aliados del llamado Eje de la Resistencia para “hervir” al régimen sionista lentamente. En paralelo, los iraníes han desarrollado su capacidad militar. Por ello, durante años, el régimen sionista, en coordinación con EE.UU., ha asesinado a científicos y altos mandos militares, pero Irán “ponía la otra mejilla” y dejaba pasar las agresiones.

El ataque al Consulado iraní en Damasco, que es territorio soberano iraní y en el que asesinaron a altos mandos de los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica (CGRI), fue una línea roja que no se quedaría sin respuesta. En especial, luego de que el Consejo de Seguridad de la ONU no condenara lo sucedido.

Durante 12 días, el mundo estuvo en vilo. Mientras tanto, los iraníes preparaban el terreno para la respuesta. Hoy sabemos que estuvieron en coordinación con Rusia y dieron aviso de 72 horas a sus vecinos, pero lo más importante era asegurar que EE.UU. no ese involucrara.

A través de Omán, le indicaron al gobierno de EE.UU. sus planes. Les dijeron que los objetivos serían militares dentro de Palestina Ocupada y que no afectaría sus bases. Los estadounidenses aceptaron. El ataque al Consulado iraní se hizo sin su consentimiento y Netanyahu se está convirtiendo en un lastre para los planes de reelección de Biden.

El 13 de abril, Irán comenzó su respuesta con una acción que más pareció un mensaje a EE.UU. Por la mañana, la fuerza naval de los CGRI capturó el barco MSC Aries, de propiedad del israelí Eyal Ofer, en el Estrecho de Ormuz, un punto neurálgico del comercio internacional en especial para el petróleo y gas natural.

Alterar el tránsito ahí podría disparar los precios, algo que el gobierno estadounidense no se puede permitir en año electoral. De este modo, Irán demostró que, con muy poco, podía hacerle mucho daño y que lo mejor era no entrometerse.

La humillación al régimen sionista.

Por la noche, los iraníes respondieron a los sionistas. Lo hicieron en tandas.

Primero, lanzaron entre 200 y 300 drones Shahed-13. Estos son los más lentos y ruidosos posibles, que tardaron horas en llegar a Palestina Ocupada. El tiempo suficiente para que los sionistas prepararan sus sistemas de defensa para derribarlos. Justo lo que esperaban los iraníes.

Con esta acción, entregaron información de inteligencia valiosísima a los CGRI. Además, gastaron millones en defenderse de drones que no pasan los 10.000 dólares. Fue otro golpe a su alicaída economía. Según los mismos israelíes, esa noche gastaron 1.100 millones de dólares en defenderse y aún no se sabe cuánto gastaron sus aliados. El gasto de Irán fue bastante más austero.

Segundo, mientras caían los drones, llegaron los misiles balísticos Emad y Jeiber Shekan, cuyo fin era confundir a los sistemas de defensa y, finalmente, en medio del caos, llegaron los misiles de crucero Paveh, que impactaron en las tres bases áreas que los israelíes habían determinado con antelación: Monte Hermón, Ramón y Nevatim. De la última salieron los F-35 que destruyeron el Consulado en Damasco.

Según el analista militar, Scott Ritter, la base aérea Nevatim tenía el prestigio de ser uno de los puntos mejor defendidos contra misiles balísticos, al tener el radar estadounidense AN/TPY-2. Cuando se supo que el ataque era inminente, Netanyahu declaró que estaban preparados y que los sistemas de defensa estaban listos. Irán demostró que podía quebrarlos sin tocar su armamento más moderno.

Los reportes de cuántos misiles impactaron son confusos. El régimen sionista no dirá la verdad; mientras que al gobierno iraní no le interesa. Lo primordial era dejar el mensaje: si queremos, te destruimos. “Israel” ha construido su poder con base en la idea de que tienen una tecnología superior que los protege contra todo. Irán destruyó ese mito.

Con la operación Promesa Verdadera, Irán ha cambiado las reglas de juego. Han advertido que la era de atacar sin obtener respuesta, terminó. En adelante, si atacan a Irán o a cualquier iraní, donde sea que esté, la respuesta será diez veces más fuerte y hacia el sector de Palestina ocupada por el régimen sionista.

Con la operación Promesa Verdadera, Irán ha cambiado las reglas de juego. Han advertido que la era de atacar sin obtener respuesta, terminó.

Le han quitado la “carta iraní” que los sionistas querían usar para involucrar a EE.UU. Los estadounidenses sí entendieron el mensaje y han dicho a los israelíes que no los apoyarán en un ataque contra Irán.

Los países de la zona también han tomado nota, en especial, Jordania. Irán les ha hecho saber que, si facilitan algún ataque hacia Teherán, ellos también serán atacados. Por ello, todos, salvo Jordania, o cerraron su espacio aéreo o anunciaron que no permitirían el uso de bases en su territorio para atacar a Irán.

Que EE.UU. haya permitido el ataque a “Israel” a cambio de que no toquen sus bases, también les hará repensar su relación.

La contención del sionismo

Ahora, un “Israel” acostumbrado a la impunidad deberá ubicarse de nuevo en el tablero geopolítico. Durante la madrugada de hoy, 19 de abril, al parecer, lo intentó.

La prensa empezó a reportar explosiones en Siria, Irak y en Irán. Se empezó a decir que “Israel” estaba atacando a Irán. Por un momento, todos pensamos que empezaba la Tercera Guerra Mundial.

Resultó ser un ataque con micro drones que fueron rápidamente derribados. Más ruido hizo la activación de los sistemas de defensa iraníes.

No se entiende qué quisieron hacer, pero fue una humillación más para los sionistas. Tal vez, este sea el “Israel” de verdad, sin el apoyo estadounidense. El tiempo lo dirá.

A los sionistas, para sobrevivir, solo les queda enfrentar a la Resistencia Palestina y a Hezbolá a los que no les pueden ganar; mientras que Ansar Allah, en Yemen, seguirá estrangulándolos económicamente con el bloqueo. Por otro lado, mientras más civiles palestinos maten, el mundo los odiará más. Su economía tampoco resistirá. Su tiempo está contado.

Mientras, por detrás, Irán seguirá coordinando los esfuerzos del Eje de la Resistencia. No pueden pelear la guerra de liberación de Palestina, pero la apoyarán hasta el triunfo.

Así, Irán, en coordinación con sus aliados, “hervirá” lentamente a la rana sionista.

Fuente: RT

Check Also

Los rituales de la cosecha de la Rosa Damascena