Siria bajo el látigo estadounidense: sanciones que matan

El arma de las sanciones occidentales no es nueva en Siria, pero desde 2019 se ha vuelto letal, destruyendo sectores sirios enteros y matando a su gente.

Damasco, 7 feb (SANA) Unos 83 años después de haber sido empleadas contra Alemania en 1940, las sanciones económicas se han convertido en la herramienta más utilizada en el arsenal de Washington para coaccionar a los estados adversarios. Funcionan como una política paralela o alternativa a las invasiones militares, especialmente después de que el dólar se solidificara como la moneda dominante del mundo al vincularse al petróleo en 1975, y se fortaleceriera aún más por el colapso de la Unión Soviética en 1991.

Esta arma financiera y económica estadounidense ha causado sufrimiento a Siria durante décadas, pero su impacto se ha vuelto letal en los últimos años, particularmente después de 2019.

Las sanciones se desprenden negativamente a todos los sectores vitales de la economía, desde la medicina hasta la educación, la energía, las comunicaciones, la agricultura y la industria, hasta hacer frente a desastres de emergencia, como el terremoto que asoló Siria y Turkiye en la Madrugada del 6 de febrero. que hasta ahora ha provocado la muerte de mas de 3 mil personas, lesiones masivas y la destruccion de miles de hogares.

El impacto de las sanciones occidentales y la ocupación militar estadounidense de Siria ha paralizado la economía de la nación y socavado su capacidad para responder a grandes desastres naturales de este tipo. El problema de la situación es que el Consejo de Iglesias de Oriente Medio emitió una demanda el 6 de febrero para el levantamiento inmediato de las sanciones contra Siria para que Damasco pueda hacer frente a las consecuencias humanitarias del trágico terremoto.

En 1979, Siria estuvo sujeta a las sanciones de Washington por primera vez cuando fue designada como patrocinador estatal del terrorismo y se le prohibió exportar bienes y tecnología a los EE. UU. Esto se produjo como castigo por el apoyo de Siria a Irán durante la guerra Irán-Irak (1980-1988), lo que también condujo a la suspensión de la ayuda financiera de las monarquías del Golfo Pérsico (aproximadamente $ 1,5 mil millones anuales) y una crisis económica asfixiante, conocida como la “crisis”. de los ochenta.”

Menos de una década después de un breve período de prosperidad económica en Siria (el producto interno neto reducido alrededor de un 49 por ciento entre 2000 y 2010), se inició la guerra respaldada por extranjeros en 2011, que causó estragos en la economía siria. Se infligieron daños generalizados tanto por la destrucción directa de instalaciones y sectores económicos durante las operaciones de combate como por una serie de sanciones impulsadas por los EE. UU., que alcanzaron su punto máximo con la Ley César de 2019 y la Ley Captagon del año pasado que se dirigieron a las industrias farmacéuticas y de atención médica autóctonas de Siria.

Un doble estrangulamiento

A diferencia de la mayoría de los casos en los que EE. UU. y sus aliados de la UE y la OTAN utilizando sanciones económicas para imponer un bloqueo económico externo a las naciones, las sanciones contra Damasco van acompañadas de un bloqueo interno adicional.

Esto se logra mediante el control militar extranjero sobre los recursos petroleros y los campos agrícolas críticos en el noreste de Siria, la “cesta de pan del Levante”, que están bajo el control de las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF) respaldadas por Estados Unidos y dominadas por los kurdos en el “Áreas de la Administración Autónoma.

Damasco es así sometido a un doble estrangulamiento privándolo de su petróleo (principal fuente de divisas). Las ventas de energía constituyen alrededor de una cuarta parte de los ingresos de exportación de Siria y cubren el 90 por ciento de las necesidades de su mercado interno. Antes de la guerra, en 2010, Siria producía 4 millones de toneladas de trigo, un alimento básico estratégico para la agricultura que proporciona autosuficiencia alimentaria y sustento doméstico, aproximadamente una cuarta parte del cual se exporta.

Hoy, el país no solo ha perdido el acceso a sus tierras agrícolas vitales, sino que las sanciones occidentales impiden que Damasco importe estos alimentos básicos esenciales para alimentar a su población.

Esto ha exacerbado los efectos del bloqueo en el pueblo sirio, que actualmente atraviesan una de las crisis de vida, económicas y de salud más graves de su historia moderna, y se ve incapaz de asegurar las necesidades básicas diarias de pan y medicamentos.

Fuentes informadas le dicen a The Cradle que Damasco está incurriendo en una doble carga para asegurar los productos básicos, porque estos no se pueden importar directamente, lo que obliga al gobierno sirio a recurrir a firmas de corretaje para eludir las sanciones estadounidenses y europeas.

Las fuentes señalan el papel fundamental de Rusia en la obtención de trigo para Damasco, pero esto también conlleva la carga financiera de las altas tarifas de envío. Del mismo modo, mientras que Irán petróleo proporcione a Siria a través de una línea de crédito, su transporte lo llevan a cabo empresas privadas que se enfrentan al acoso de las autoridades estadounidenses, ya sea mediante la detención de envíos (por ejemplo, en Gibraltar y Grecia) o mediante la inclusión de los petroleros participantes en las listas de sanciones estadounidenses.

Bajo las sanciones, Siria enfrenta grandes dificultades para reconstruir sus claves de agricultura, industria, energía, educación y atención médica que fueron destruidas en una guerra en la que Washington desempeñó un papel de liderazgo. Damasco se ha visto reducido a buscar alternativas regionales y empresas intermediarias para eludir su dominio absoluto, oa recibir ayuda de países amigos como Rusia o Irán.

Esto, por supuesto, tiene sus propias desventajas para EE. UU., ya que ayuda a forjar los lazos políticos y económicos sirios más estrechos con los adversarios de Washington. Hoy, son las empresas iraníes, por ejemplo, las que realizan operaciones de mantenimiento y construyen nuevas centrales eléctricas en Siria.

Sanciones sobre sanciones

La mayoría de las sanciones unilaterales contra Siria se remontan a 2011, cuando el entonces presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, amplió las medidas punitivas existentes en virtud de la Ley de responsabilidad de Siria (2004). Las nuevas sanciones incluyen una prohibición de vuelos, restricciones a las exportaciones de petróleo, restricciones financieras a entidades e individuos, congelación de activos sirios en el extranjero, prohibiciones de viaje a funcionarios y líderes empresariales sirios, y ruptura de relaciones diplomáticas con Damasco.

En 2019, EE. UU. promulgó la Ley César para Siria específica, que otorga a Washington la autoridad para imponer sanciones a cualquier persona, independientemente de su nacionalidad, que realice negocios con Siria, participe en proyectos de infraestructura y energía, brinde apoyo al gobierno sirio o suministre bienes. o servicios al ejercito sirio.

La Ley Captagon, aprobada por el Congreso de EE. UU. en 2022 para combatir el comercio ilícito de una droga que se hizo famosa en Siria por yihadistas respaldados por extranjeros, tiene la temeridad de culpar a Damasco por los orígenes de Captagon y busca destruir lo que queda de la misma. reconocida industria farmacéutica del país.

En 2011, la UE prohibió las exportaciones de armas, bienes y tecnología energética a Siria. También impuso una prohibición a la importación de petróleo y minerales sirios, y cualquier transacción comercial y financiera con el sector energético sirio. Estas sanciones se ampliaron en 2018 para incluir la congelación de activos y la prohibición de viajar de personas y entidades presuntamente involucradas en el uso de armas químicas.

Gran Bretaña impuso sanciones paralelas a Siria después de su salida de la UE, y varios estados aliados se subieron al tren, incluidos Canadá, Australia y Suiza. Los países árabes, incluidos Qatar y Arabia Saudita, que ayudaron financiera y materialmente en la guerra contra Siria, también han impuesto su propia variación de sanciones a Damasco.

Una crisis humanitaria

El terrible deterioro de las condiciones humanitarias y de vida en Siria, como resultado directo de las opresivas sanciones unilaterales que violan las leyes y convenciones internacionales, llevó a las Naciones Unidas a enviar a la Relatora Especial de la ONU sobre Medidas Coercitivas Unilaterales y Derechos Humanos, Alena Douhan, a Damasco entre el 30 de octubre de y 10 de noviembre de 2022, para evaluar el impacto de las sanciones.

En una declaración después de su visita de 12 días a Siria, la Relatora Especial presentó información detallada sobre los efectos catastróficos de las sanciones unilaterales en todos los ámbitos de la vida del país.

Douhan informó que un sorprendente 90 por ciento de la población de Siria vivía actualmente por debajo del umbral de la pobreza, con acceso limitado a alimentos, agua, electricidad, vivienda, combustible para cocinar y calefacción, transporte y atención médica, y advirtió que el país se enfrentaba a un cerebro enorme. -drenaje debido a las crecientes dificultades económicas.

“Con más de la mitad de la infraestructura vital destruida por completo o gravemente dañada, la imposición de sanciones unilaterales a sectores económicos clave, incluidos el petróleo, el gas, la electricidad, el comercio, la construcción y la ingeniería, anuló los ingresos nacionales y socavó los esfuerzos hacia la recuperación económica y reconstrucción.”

El relator de la ONU dijo que el bloqueo de pagos y el rechazo de entregas por parte de productores y bancos extranjeros, junto con las reservas limitadas de divisas inducidas por las sanciones, han causado una grave escasez de medicamentos y equipo médico especializado, particularmente para enfermedades crónicas y raras.

Advirtió que la rehabilitación y el desarrollo de las redes de distribución de agua potable y de riego se habían estancado debido a la falta de disponibilidad de equipos y repuestos, lo que generaba graves consecuencias para la salud pública y la seguridad alimentaria.

“En la situación humanitaria actual, dramática y que sigue deteriorándose, en la que 12 millones de sirios lidian con la inseguridad alimentaria, insto al levantamiento inmediato de todas las sanciones unilaterales que dañan gravemente los derechos humanos e impiden cualquier esfuerzo de recuperación temprana, reconstrucción y reconstrucción”.

“Ninguna referencia a los buenos objetivos de las sanciones unilaterales justifica la violación de los derechos humanos fundamentales”, añadió, insistiendo en que “la comunidad internacional tiene la obligación de solidaridad y asistencia al pueblo sirio”.

Llamados a levantar las sanciones a Siria

El informe de la ONU arroja más luz sobre los sectores sirios a los que se aplican las sanciones, y revela que la economía siria se ha contraído en más del 90 % y que los precios han aumentado más del 800 % desde 2019.

Se han perdido cientos de miles de puestos de trabajo y las sanciones bloquean la importación de “alimentos, medicinas, repuestos, materias primas y artículos necesarios para las necesidades y la recuperación económica del país”, informa Douhan. Además, Siria “paga precios un 50 por ciento más altos en comparación con los países vecinos para satisfacer sus necesidades alimentarias”.

El relator de la ONU ha pedido que se levanten de inmediato las sanciones unilaterales que Estados Unidos y la UE han impuesto a Siria, subrayando que son ilegales según el derecho internacional. “Insto a la comunidad internacional, y a los estados sancionadores, en particular, a prestar atención a los efectos devastadores de las sanciones y a tomar medidas rápidas y concretas para abordar el exceso de cumplimiento por parte de empresas y bancos”, afirmó.

Su informe ilustra claramente que el endurecimiento de las sanciones unilaterales y las restricciones comerciales han generado una crisis económica a largo plazo en Siria, con un aumento creciente en el nivel de inflación y una disminución continua en el valor de la moneda local de 47 liras sirias frente a la dólar en 2010 a más de 5.000 liras en 2022.

Electricidad y agua

Las sanciones también han impedido que Damasco reconstruya la infraestructura dañada, especialmente en áreas remotas y rurales, y han causado una “escasez de electricidad”, lo que provoca apagones diarios.

El informe de la ONU hizo especial mención al deterioro de los sistemas públicos de abastecimiento de agua y riego, cuya rehabilitación se ha estancado por la falta de disponibilidad de equipos y repuestos, con graves implicaciones para la salud pública y la seguridad alimentaria. Afirmó que la falta de agua potable en vastas zonas de Siria es la causa del actual brote de cólera en el país.

Sector de Salud

El informe de Douhan también muestra que los cortes de energía provocaron la falla de equipos médicos sensibles y costosos, para los cuales no se pudieron comprar repuestos debido a restricciones comerciales y financieras. Revela que el 14,6 por ciento de los sirios padece enfermedades crónicas y raras, y que existen obstáculos de origen extranjero para comprar medicamentos, especialmente para pacientes con cáncer, necesidades de diálisis, presión arterial alta y diabetes, además de anestésicos, debido a la la retirada de productores extranjeros de medicamentos de Siria y la incapacidad de importar materias primas y reactivos de laboratorio para producir medicamentos localmente.

Aunque los medicamentos y los dispositivos médicos no están directamente sujetos a sanciones, la ambigüedad y la complejidad de los procesos de concesión de licencias, y el temor de los productores y proveedores a las sanciones , hace que el acceso a soluciones que salvan vidas sea muy difícil, especialmente después de la adopción de la Ley Captagon de Washington.

Agricultura y seguridad alimentaria

Debido a la escasez de agua y energía, y las limitaciones financieras y comerciales, ha disminuido la cantidad de insumos agrícolas como fertilizantes, semillas, pesticidas, forraje y repuestos para maquinaria agrícola. La producción de cultivos agrícolas de Siria disminuyó de 17 millones de toneladas anuales en 2000-2011 a 11,9 millones de toneladas en 2021.

Las cosechas de trigo han disminuido de 3,1 millones de toneladas en 2019 a menos de 1,7 millones de toneladas en 2022. Si bien Siria fue históricamente un exportador de trigo, ahora lo importa a través de una red de intermediarios, lo que aumenta significativamente la carga financiera de Damasco.

Una estrategia al servicio de los intereses de “Israel”

Estados Unidos y sus aliados justifican sus sanciones a Siria como un medio para ejercer presión sobre los países para forzar una alteración en sus políticas. La amplia experiencia de esta política estadounidense en numerosos países, sin embargo, muestra claramente que las sanciones son principalmente una herramienta política utilizada para someter a los gobiernos devastando a sus poblaciones.

Las sanciones contra Siria han resultado en una grave crisis alimentaria, con 12 millones de sirios -más de la mitad de la población- enfrentando inseguridad alimentaria y 2,4 millones de cambios en la inseguridad alimentaria severa, según el Programa Mundial de Alimentos (PMA).

Estas sanciones están agotando los recursos vitales del pueblo sirio, lo que Damasco cree que está relacionado en gran medida con su conflicto con “Israel”, y se considera a Tel Aviv como el mayor beneficiario de la destrucción lenta de Siria. La Relatora Especial de la ONU sobre Medidas Coercitivas Unilaterales y Derechos Humanos presentó su informe final sobre el impacto de las sanciones al Consejo de Derechos Humanos de la ONU en September de 2023.

Fuente: Al Mayadeen Español 

Check Also

Washington envió hoy decenas de vehículos bélicos y contenedores con armas a sus bases ilegales en el nordeste de Siria

Estados Unidos envía blindados avanzados a sus bases ilegales en Siria

La caravana incluye camiones cargados con armas, municiones y blindados de combate avanzados, además de …