La perturbadora interpretación del derecho de Israel contra Siria.

Damasco, SANA

La perturbadora interpretación del derecho del régimen sionista de Israel respecto a Siria pretende justificar más de 200 ataques en los últimos dos años contra territorios del sur, centro y norte del país.

Los datos recopilados muestran que tales acciones, intensificadas a partir de enero del presente año, coinciden con las contraofensivas del Ejército sirio en las regiones mencionadas para desalojar a los diversos grupos terroristas.

En cada caso, la aviación israelí lanza oleadas de misiles desde territorios ocupados de Palestina y de las Alturas del Golán, al tiempo que sus ‘declaraciones oficiales’ siempre son a contracorriente para cuestionar la ayuda iraní o del movimiento de resistencia Hezbolá.

Esta argucia táctica y estratégica, utiliza el nivel tecnológico militar de Tel Aviv para imponer a la fuerza, la creación de un enemigo transfronterizo, tal y como denunciara en el 2014, Edward Snowden, exasesor de la Agencia de Seguridad de Estados Unidos.

Dicho plan, denominado Nido del Avispón, tiene una aplicación práctica del régimen sionista, viola cualquier mecanismo ético en una guerra no declarada e intenta romper el eje de la resistencia, el cualde mutuo apoyo integran Siria, Irán, el movimiento palestino y Hezbolá.

A inicios del 2020, los corresponsales de Prensa Latina visitaron el cruce de la frontera de facto entre Israel y la provincia siria de Quneitra, justo en el sitio donde se negociaron acuerdos propiciados por Naciones Unidas para permitir el paso de civiles y los contactos entre pobladores y un mínimo de intercambios comerciales.

Es en esa área, donde el régimen sionista estableció en una instalación a menos de 300 metros del cruce, un hospital de campaña que atendió a más de 500 miembros del entonces Frente Al Nusra y su organizaciòn ‘afiliada’ de los Cascos Blancos, visitados incluso por el primer ministro israelí, Benajmín Netanyahu.

Pero cuando el ahora ex Al Nusra y otros grupos terroristas fueron expulsados de la región sur de Siria a mediados del 2018, el centro fue desalojado e Israel bloqueó cualquier tipo de contacto como hizo desde 1967, e ignoró las posibilidades negociadores de la Fuerza de las Naciones Unidas de Observación de la Separación (FNUOS).

Justo en toda esa franja de unos 80 kilómetros, con tres versiones desde 1967 denominadas líneas verde, azul y púrpura, fue revitalizada una ‘tierra de nadie’ pero desde la cual el régimen de Tel Aviv ‘detecta explosivos e infiltraciones ‘ nunca demostradas y manipulados en los medios de comunicación propios y occidentales.

Esta vez, con los más recientes ataques israelíes contra territorio sirio, la perturbadora interpretación del derecho de Israel ‘a defenderse’, escapa a toda sensatez y obvia con abundantes detalles, los intereses económicos y hegemónicos de ese régimen.

Israel tiene como objetivos y ya lo hace, el control de entre el 30 y 40 por ciento de los recursos hídricos del río Jordán, fuente vital para Siria y Jordania y parte del Líbano.

Más no es solamente es el agua, sino que en los Altos del Golán desde 2014 fueron descubiertos importantes yacimientos de petróleo que proporcionarían años de autonomía a Israel, una de cuyas empresas, la Afek Oil and Gas estimó en 2015 que se trataba de uno de 350 metros de grosor cuando la media de tales fuentes de hidrocarburosde suele ser de 20-30 metros.

Fuente: Prensa Latina

Check Also

Aviones de combate saudíes bombardean zonas residenciales en Yemen

Saná, SANA La coalición agresora de Arabia Saudí sigue su agresión contra Yemen y bombardea …