El informe del Consejo de DDHH es politizado y selectivo, denuncia Siria

Ginebra, SANA

Siria denunció hoy el silencio internacional ante las medidas coercitivas unilaterales y el terrorismo económico impuesto a su pueblo, así como expresó su repudio al informe parcial del Consejo de Derechos Humano, el cual ignora de forma intencionada el derecho internacional y la Carta de las Naciones Unidas al abordar la situación en Siria.

En una declaración leída ante el periodo 45º de las sesiones del Consejo de Derechos Humanos – La situación de los derechos humanos en Siria-, el representante permanente de Siria ante la ONU en Ginebra, Hussam Addin Ala, denunció las falsas alegaciones de ciertos países de preocuparse por la situación humanitaria del pueblo sirio cuyos derechos más básicos se ven violados por el terrorismo y el bloqueo económico.

“Desde principios del año en curso, un millón de sirios se ha visto privado del agua después de que el ocupante turco y sus mercenarios cortaran el agua por más de 23 veces a la población de la provincia de Hasakeh (…), no hemos escuchado ninguna condena a este crimen que constituye un crimen de guerra y de lesa humanidad en medio de la pandemia de COVID-19”, denunció.

Agregó que, desde el inicio del año escolar, la milicia separatista Fuerzas Democráticas Sirias procedió a impedir a los niños sirios de ir a sus escuelas después de cerrar más de mil escuelas en las zonas del noreste de Siria; “tampoco hemos escuchado condena a estas violaciones de los derechos del niño sirio”, aseveró.

“Hace años que los sirios sufren de los peores tipos de terrorismo patrocinado por los países que alegan preocuparse por los derechos humamos”, subrayó, y fustigó la inacción del Comité independiente del Consejo de DDHH ante la responsabilidad de esos países en el desplazamiento y la muerte de miles de sirios.

Tachó las prácticas de las tropas ocupantes turcas y sus milicias terroristas en el noreste de Siria de “sistemáticas y graves violaciones de los derechos humanos y crímenes de lesa humanidad”, y exigió poner fin a las mismas y rendir cuentas al régimen turco por estas prácticas inhumanas cuya finalidad es implementar un plan de desplazamiento forzado.

Inculpó al ocupante estadounidense y sus colaboracionistas las milicias separatistas con obstaculizar el desmantelamiento del campamento de al-Rukban en la zona de al-Tanef y la continuación del sufrimiento de los habitantes de este campamento y el de al-Hol.

La declaración marcó que el informe presentado al Consejo se refirió a las difíciles condiciones de vida y situación económica en Siria, sin embargo, se negó a denotar que el ocupante estadounidense saqueó y quemó recursos naturales y económicos de Siria para privar al pueblo sirio de sus recursos.

“El informe también ignoró que la principal razón de esta difícil realidad económica se debe en primer lugar a las medidas coercitivas unilaterales y el bloqueo impuestos a Siria y su pueblo; la última de las cuales se plasma en la denominada Ley César y sus efectos negativos en los diferentes sectores vitales del país”, criticó.

Aclaró que las alegaciones europeas y estadounidenses sobre la existencia de excepciones humanitarias son solo pretextos para justificar la continuación de esas medidas.

“Siria rechaza este selectivo y políticamente motivado informe que adopta un doble rasero y no acata a las normas de investigación profesional y objetiva”, enfatizó.

Ala concluyó la declaración criticando que el informe se basa en prejuicios contra el Estado sirio, y en fuentes de información imparciales y engañosas.

l.a./f.m

Check Also

Siria denuncia que la Administración estadounidense y la UE continúan con su terrorismo económico en su contra

Nueva York, SANA El representante de Siria ante la ONU, embajador Bashar al-Jaafari, destacó que …