Amardín, un derivado del albaricoque que regaló Siria al mundo desde hace siglos

Damasco, SANA

La ciudad de Damasco y el campo que la rodea tienen fama desde hace siglos por la industria de pasta de albaricoque, conocida como “Amardín” o “Qamruddin”.

Este producto que regaló Siria a todo el mundo, requiere un tipo especial de albaricoque jugoso denominado “Klabi”, y se procesa en varias fases. Primero se procede a separar la fruta de la semilla, y luego separar las costras y fibras de la pulpa para extraer la sustancia requerida.

A continuación, la pulpa se mezcla con la glucosa en un recipiente especial para que se convierta en una masa coherente y de color brillante.

En la próxima etapa, se procede a filtrar y amasar la mezcla a través de tamices muy finos, y luego a un quemador para fundirla.

El material producido trasladado en carretillas, se vierten dos kilos de Amardín en cada tabla de madera, y luego estas se colocan sobre grandes áreas cuya superficie llega a poco menos de una hectárea. La pasta se expone al sol durante cinco días para que seque por completo y luego es lleva a los depósitos donde se enfría por un par de días.

En la última fase, se corta en láminas y se limpia con aceite para al final envolver y comercializar la producción.

La pasta de Amardín se conoce por sus beneficios puesto que contiene vitamina A y potasio, y se utiliza después de remojarla como bebida en el Ramadán, sagrado mes de ayuno musulmán.

L.A./F.M.

Check Also

Corea del Norte: la ONU sigue las órdenes de EEUU

Pyongyang, 15 ago (SANA) El viceministro de Exteriores de Corea del Norte, Kim Son-gyong, acusó …