¿EEUU repetirá los errores de Afganistán en Ucrania?

Hay similitudes y paralelismo en la forma en la que EEUU entregó dinero a Afganistán (gastó más de 134.000 millones de dólares para sostener al Gobierno afgano) y la entrega actual de recursos a Ucrania (gastó hasta ahora 9.100 millones de dólares), a pesar de que se tratan de conflictos muy distintos.

 

Damasco, 16 ago (SANA) A un año del retiro de tropas estadounidenses de Afganistán, expertos alertan por posibilidad de que los recursos y equipo militar que se destina a Ucrania termine perdido como ocurrió en Kabul.

De acuerdo con un reporte solicitado en 2020 por el Congreso de EEUU a la Oficina del Inspector General Especial para Afganistán (SIGAR, por sus siglas en inglés), el Gobierno estadounidense gastó más de 134.000 millones de dólares para sostener al Gobierno afgano y destinó cerca de 63.000 millones de dólares en ayuda humanitaria, de los cuales 19.000 millones se perdieron o terminaron en redes de corrupción.

A esto, se suman las alertas por el posible desvío de armas que llegan hasta Ucrania y cuyo paradero exacto se desconoce una vez que el armamento toca tierra.

Al respecto, John Sopko, quien por más de 10 años lideró el SIGAR vigilando el gasto gubernamental, advierte que hay similitudes y paralelismo en la forma en la que EEUU está entregando recursos a Ucrania, a pesar de que se tratan de conflictos muy distintos.

El funcionario con más de 30 años de experiencia vigilando el gasto gubernamental señala que aprobar un presupuesto tan grande para este tipo de ayuda, como los 40.000 millones de dólares aprobados desde mayo, requiere un tipo de vigilancia especial.

No digo que sea algo incorrecto; no digo que el pueblo ucraniano sea gente malvada, que vayan a robar cosas y todo eso; no digo eso. Sólo digo que cada vez que arrojas tanto dinero tan rápido en un país, debes tener una supervisión integrada desde un principio. Y no veo eso ahora. Veo que las agencias regulatorias permitieron mucho”, declaró Sopko en entrevista para Newsweek.

Por ello, consideró necesario la creación de una nueva agencia de inspección general dedicada específicamente a Ucrania, algo que se podría repetir en otros conflictos armados como el de Siria.

Por su parte, Gabriela Iveliz Rosa-Hernández, investigadora asociada de la Asociación de Control de Armas de EEUU, también se pronunció en favor de crear un organismo de inspección para vigilar a dónde llegan los recursos y armas que se envían a Ucrania.

“La supervisión en el combate activo es una tarea increíblemente difícil, especialmente cuando se trata de armas pequeñas. En los últimos meses, el gobierno ucraniano sin duda ha demostrado que está dispuesto a ser transparente con sus socios mediante el establecimiento de mecanismo de supervisión”, declaró Rosa-Hernández.

No obstante, la especialista adelantó que, con base en experiencias anteriores, se sabe que “las malas prácticas de rendición de cuentas del equipo militar son comunes en las zonas de combate activo”.

“La apropiada contabilidad de la asistencia otorgada debe ser una prioridad mayor para los legisladores estadounidenses y ucranianos mientras la pelea continúa”, considera la experta.

Únicamente desde el inicio de la operación militar especial del presidente de Rusia, Vladímir Putin, en territorio ucraniano, el Pentágono ha autorizado 8.100 millones de dólares en asistencia militar a Ucrania, con corte al 1 de agosto, a los que se sumarían estos 1.000 millones autorizados.

Es decir que desde el inicio del conflicto entre Kiev y Moscú de febrero de 2022 Washington ha aportado al país gobernado por Volodímir Zelenski hasta 9.100 millones de dólares.

Fuente: Sputnik

Check Also

Siria denuncia que el ocupante turco y sus mercenarios siguen cortando el agua potable desde hace más de dos meses a la ciudad de Hasakeh y sus alrededores , y responsabiliza al régimen turco de las secuelas de este delito